Imagen Online = Imagen de mi negocio

Actualmente, el mercado y forma de venta de las empresas ha evolucionado.

Quizá no como gustaría a muchos, ya que la venta tradicional hasta ahora ha funcionado bien para ciertos sectores y es a lo que están acostumbrados, pero ha llegado un momento en el que nos han “forzado” a cambiar nuestra perspectiva. Si no, estamos en clara inferioridad para competir en el mercado actual.

Antiguamente, cuando los clientes querían adquirir un producto o servicio, acudían a la pyme y recibían la información que necesitaban. En los últimos años esta tendencia ha cambiado. Las nuevas tecnologías facilitan el acceso a la información a los clientes, que pueden de una manera cómoda y gratuita comparar entre todas las empresas que ofrecen esos productos o servicios.

Esto provoca que, en muchos casos, no adquieran el servicio o producto mejor para ellos, sino el que mejor impresión les ha dado con la información online disponible.

¿Por qué necesitamos una imagen online de calidad?

Mi imagen online = Número de ventas

Toda empresa tiene una imagen online. Aunque no pretenda aportar información en Internet, Google como mínimo indicará su nombre, teléfono y dirección para los usuarios que busquen esa información. Si ya tienen una imagen creada, ésta será la que valoren los clientes.
Lo que deben entender las empresas, es que sus potenciales clientes no van a valorar sus servicios o productos tal y como los ven ellos (como lo ven los gerentes de esas empresas), que son conscientes de la calidad que ofrecen, servicios y precios adecuados.

Los clientes van a juzgarles en función de lo que vean de ellos en internet, y en consecuencia preguntarán para valorar, pero sin ello no van a estar en la lista de posibles empresas donde consideran adquirir el producto o servicio.

Les descartan y punto. Si no reciben la información que buscan, ¿van a ir hasta allí a preguntar? Si en 5 minutos encuentro online a su competencia que me da esa información y llama mi atención por su forma de comunicarlo, aprovecho mi tiempo y voy a los que cumplen de antemano los requisitos que necesito.

Para entenderlo, utilizaremos un ejemplo. En este caso (aplicable a cualquier sector), vamos a suponer que como cliente busco un restaurante. Puede que hayan abierto en una zona relativamente cercana a mi casa uno estupendo, con una comida calidad-precio fantástica y con mis platos favoritos. Está ubicado en una zona cercana pero que no acostumbro a transitar, de modo que de forma presencial no lo voy a conocer. Si quiero decidir dónde comer un día, no voy a pasear durante horas hasta que encuentre uno que tenga buena pinta, que, además, aunque aparente calidad, puedo llevarme una sorpresa negativa.

¿Cómo te encuentran tus clientes?

La forma en la que actualmente buscan restaurantes los clientes, es acudir a Internet y mirar sus preferencias, carta, opiniones de clientes…todo ello en unos minutos y así decidir entre multitud de opciones el adecuado. Pongamos 3 casos en los que, en todos ellos, el servicio que ofrecen es similar y encaja con lo que buscan:
A: No hay información en internet. Apenas aparece su dirección y teléfono, y no sé nada más del restaurante.
B: Aparece una página Web del restaurante desactualizada, sin imágenes o con algunas de mala calidad, sin precios y con un diseño de la misma poco profesional (información repetida, textos extensos y poco explicativos, falta de datos relevantes…).
C: Web profesional a simple vista. Carta con imágenes de calidad y atractivas, platos recomendados por la casa, ofertas actualizadas, opiniones positivas de clientes, textos sencillos y explicativos acompañados de títulos con buen diseño, horarios de disponibilidad, opción a reserva online…

Pónselo fácil al usuario

¿A cuál de los 3 acudo? En los 2 primeros no sé lo que me voy a encontrar, solo sé que la imagen que transmiten no me gusta, mientras que el tercero aparenta calidad, conozco los precios y sé que ofrecen la comida que me gusta. Si buscan 30 personas al día un restaurante de esas características por la zona, ¿cuántos clientes recibirá cada uno? ¿Cuánto dinero están perdiendo los 2 primeros? ¿Son conscientes de ello? Aunque en el pasado les haya funcionado otras formas de darse a conocer como el boca a boca, si pierden clientes, ¿qué solución proponen? ¿Qué harán si intentan repetir la campaña que les funcionó hace 10 años repartiendo folletos o buzoneando, y ahora no les ha servido? Además, ¿qué creen que hacen los clientes después de ver el folleto? Lo primero, si les interesa, buscan información de la empresa en Internet.

¿Van a esperar que el negocio vaya mal para reaccionar? ¿Quieren crecer y ganar más dinero? Como dijo Albert Einstein, “locura es hacer lo mismo una y otra vez esperando resultados diferentes”. ¡¡¡Despierte, estamos en el S.XXI y el mercado funciona así!!! O se adapta, o puede ir cerrando la persiana. Si no es este año, será en los próximos 5 o 10 años como mucho.
Es importante también que las empresas de la opción 2 (tienen una página web pero no es profesional), sepan que es casi peor tener eso a no tener nada. Creen que sólo “por estar” ya les vale, y en realidad pierden gran cantidad de clientes cuando esos potenciales clientes les valoran frente a la competencia en Internet. Un ejemplo para entenderlo es un comercial que acude a una visita con unos pantalones rotos, camiseta sucia y sin planchar y chancletas. ¿Qué imagen transmite? Ese comercial puede decir “si ya voy vestido, qué más da”, cuando en realidad el cliente ve mucho más, y si esa misma visita la hace con zapatos, camisa y chaqueta la percepción es otra. ¿Vale sólo con ir vestido para vender? ¿los resultados son los mismos? No.

Evoluciona y adáptate a los cambios

Existe una grandísima ignorancia por parte de las empresas sobre el mundo online. Creen que “con ir vestidos, vale”, cuando están transmitiendo una imagen realmente negativa de su negocio. Deben entender que es algo que marca la diferencia a la hora de comprar, que es necesario para presente y futuro, y que es la forma que tienen los clientes de actuar hoy en día. Es así, y si no les gusta, no esperen crecer o mantenerse en el mercado a largo plazo.

El mejor argumento para entender a qué nos referimos es conocer nuestros trabajos y compararlos con la competencia. Para un cliente enfocado al interiorismo, donde sus clientes son de alto standing y prima la imagen, hemos creado www.wiccon.es. Otro ejemplo, para un sector diferente como es la cirugía estética www.senze.es. Todas estas Páginas están adaptadas al sector, imagen corporativa y cliente objetivo.